Hey Gringo! How You Doing? ;)

Por jani — diciembre 01, 2017

Lo conocimos como “el gringo” en Tranquilo Papá, de Mega. Bill es chileno, tiene 25 años y se llama Daniel Contesse, es un actor joven y talentoso, además demasiado entretenido. Nos enteramos de su historia, anécdotas, sus gustos y lo que lo motivó a seguir la carrera de actuación.

 daniel y la fe

 

¿Cómo fue tu infancia?

Cuando chico era como Daniel y “Los ricitos de oro” jaja. Veo las fotos y tenía el pelo super amarillo y rulieento. Ahora lo que me queda de rubio son los visos que me hacían en el Mega para “El Gringo”; pero cada vez queda menos porque las raíces me están volviendo a mi color café (se ríe).

Me acuerdo que me gustaba Robin Hood, encuentro genial que mi superhéroe favorito era alguien que les roba a los ricos para darle a los pobres. Yo empecé a darme cuenta de eso más grande.

Era hijo único, de una madre que era hija única y nieto de una abuela con siete hermanas, entonces era una composición familiar bien curiosa ¡Era el único hombre! Podría decir con certeza que sentí mucha felicidad.

 Daniel foto 1

¿Qué querías ser cuando grande?

Andaba con un arco y una flecha de goma de Robin Hood para todos lados (risas), pero también quise ser TODAS las profesiones; ser actor, es una forma de hacerlas. Se me pasaba por la cabeza ser astronauta, bombero, futbolista, doctor ¡Quería hacerlo todo! jaja.

¿Cómo fue cuando entraste al colegio?

Como era hijo único criado y rodeado de gente adulta, llegaba peinadito como ¡viejo chico!  Los primeros años de básica ser así me ponía en posición de un poco “líder”, después empiezas a ser como “el nerd”, entonces se me dio vuelta la tortilla como en 5to básico.

En pregrado me fui de intercambio. Australia no tenía programas de teatro, Inglaterra era demasiado caro, así que me fui a EEUU donde había varias escuelas buenas. Decidiendo por California por el clima, porque la otra opción era bancarme un invierno en Chicago y no estaba dispuesto (ríe).

Me acuerdo que estando en California (Santa Cruz, un pueblo hippie una hora al sur de San Francisco) tenía clases de Shakespeare con un profe inglés que había sido compañero de Ian McKellen en la Royal Shakespeare. Un día estábamos en clases y le comenté que había visto un anuncio en internet de que McKellen y Patrick Stewart estaban presentando un montaje de “Esperando a Godot” de Samuel Beckett, que es una de mis obras favoritas. Ir era medio caro: Nueva York, quedarse allá, comprar las entradas, etc. Mi profe me dijo “¿cuándo vas a volver a estar tan cerca de ver esa obra?” y me convenció (risas). Por suerte en ese momento tenía un amigo en Nueva York que me pudo alojar, así que sólo gaste pasaje y entrada.

La obra estuvo espectacular, McKellen y Stewart se comían la escena, yo no lo podía creer. Cuando terminó me quedé esperando a Mckellen, en la salida de los actores, y cuando lo vi le grité muy groupie, se acercó, me tiró un par de tallas, se sacó una foto y me firmó una copia que yo tenía de “Esperando a Godot” donde puso la primera frase de su personaje. ¡Maravilloso!

Ahora en el Festival de Cine de Roma, Ian McKellen fue jurado, y me vio actuar en “Cabros de Mierda”. Te juro que no me la creo, o sea, yo andaba persiguiendo al tipo después de una función y ahora ¿él me va a ver a mí en el cine? No, no me la creo, todavía no lo dimensiono.

Siento que estoy en un sueño. Me cuesta creer las vueltas que ha dado la vida. Estoy agradecido de todo nomás.

 IMG_4879

¿Qué ramos te gustaban y cuáles no?

Historia, Castellano y ¡lo pasaba bien en las clases de inglés! ¿Quién iba a decir que después me iba tocar interpretar a un “gringo”? ¡Si! (risas).

Odiaba Caligrafía y Química. Sentía mucho gusto por leer, pero no escribir (risas), y Química, más odio aún, de hecho, en segundo medio había que elegir entre ese ramo o Física y elegí el segundo. En Química, me pasaban cómo equilibrar ecuaciones y decía ¿por qué tengo que pensar si el oxígeno + algo genera el producto X? No entendía para qué servía.

 

¿Qué opinas de los deportes?

Yo creo que unas de las cosas más importantes en la vida las aprendí con el deporte. Muchos actores se tupen si les piden algo en especial, y, a partir de eso, cuando jugaba a la pelota, mi entrenador me decía: “Hey Daniel tira un centro” y yo aunque quería pegar al arco, no lo cuestionaba porque sabía que la persona que estaba diciéndomelo tenía mejor visión que yo. Por ese sentido de equipo, creo que los deportes colectivos son increíbles, tienen esta cosa que te da una fuerza, de que no somos once, quince o siete, dependiendo del deporte, si no que juntos somos más.

 Daniel Tenis

El tenis también me permitió lidiar con la tolerancia a la frustración, eso de tirar 20 pelotas a la malla y que recién la 21 pasará, decir ok, pero esa pasó porque me equivoqué 20 veces antes, así que ¡Bancarse el enojo y mejorar! (risas). Hay algo del cazador primitivo ahí, donde el “frústrate” y “cáete” sirven para construirse y desarrollarse como humano, porque pasas de ser un niño súper protegido a un hombre.

¿Qué música te gusta?

Me gusta MUUCHA MÚSICA. Soy bien disperso y tengo gustos asociados con los momentos. De partida me gusta mucho el rock más clásico: Desde chico escuché mucho anglo, mi papá era fanático de los Beatles y en primero medio me sabía la discografía completa de los Beatles; son una banda que me ha acompañado toda la vida.

El soundtrack de mi adolescencia fue Soda Stereo, mi primer concierto el 2007 ¡Todas las bandas que me gustan ya no existen! Me acuerdo cuando anuncian que vuelven y dije ¡gracias, me escucharon! Los conocí en una tocata como en octavo básico y me encantó “Persiana Americana”. Pasé mucho tiempo pensando que se llamaba “Versión Americana” y un día yo cantando me dicen: ¡Qué estás cantando! Y yo: “Versión Americana” y me dijeron: ¡No, es “Persiana Americana”! jaja.

Ahora escucho mucho jazz y música clásica. Toco piano hace dos años, eso lo heredé de mi madre. Recuerdo a mi mamá tocando el piano cuando era chico. El piano también es como el deporte, ¡De repente me dan ganas de tirarlo por la ventana! Pero cuando logras sacar una parte de la canción que antes no podías ¡Es un gozo!

daniel beatles

¿Qué series ves?

“Game of Trones”, leí los libros y la empecé a ver el 2011 porque un amigo me la recomendó y estoy fan, fan, fan. “Breaking Bad” y “Downtown Abbey” son de esas a las que tomas clases gratis, juro que aprendía viendo esas actuaciones.

En comedia “How I Meet your Mother” y “Friends” las he visto tres veces. Ahora estoy viendo “Black Mirror”, pero esa la tengo que ver como “de a poquito” porque no es ficción, es como realidad y es triste.

¿Qué películas te gustan?

Me gusta mucho el cine de autor, como también de repente tomar un director y verlo como en maratón. Lo hice ahora con el cine oriental. Terminé recién de ver Miyasaki y estoy viendo harto de Akira Kurusawa

¿Por qué te llama la atención el cine oriental?

Me llama mucho la atención oriente como cultura. Tengo un hermanastro que vive en Indonesia hace quince años, lo fui a ver en febrero del año pasado y me encontré con un mundo que era como estar en otro planeta, una concepción distinta de todo, un lugar más sencillo, la gente sonríe, es como -te invento- si en 1910 en vez de que el mundo se fuera a la derecha, se fue a la izquierda.

Me llamó la atención el cine porque en la universidad tuve referentes. Tuve un profesor que en primer año nos mostró una película de Kurusawa y yo quedé para adentro. “La Guerra de las Galaxias” las he visto todas y de repente te dicen “uno de los principales referentes fue tal película de Akira Kurusawa y pensé ¡ah, si los realizadores que me gustan valoran esto, probablemente yo también lo voy a valorar”.

¿Quién es tu inspiración para ser actor?

No sé si me inspiré en alguien. Nunca me había preguntado eso. Creo que trato que mi inspiración sea la expresión con el público. Hace un tiempo, fuimos con la película “Cabros de Mierda” a la población La Victoria -que fue donde la grabamos y es de donde sale la historia de la película- y un poblador me dijo: “La Película es un espejo donde nos podemos ver a nosotros mismos” entonces ¿qué más puedo pedir si con lo que hago una persona se pueda conmover con su propia experiencia? ¡Esa es la inspiración!

daniel y justiniano

¿Cómo fue para ti estar en el Festival de Roma?

¡Fue maravilloso! La película tuvo una recepción que superó todas mis expectativas. Allá en Roma la vieron por lo que era, como una obra, y les fascinó. La gente salía llorando del cine, nos abrazaba y nos daba las gracias por hacer una película así. Fue heavy porque la vieron sin el sesgo ideológico que hubo acá. Sin ir más allá, en Chile, en los “medios oficiales”, los comentarios de la película fueron super mixtos, a pesar de la gran cantidad de gente que fue a verla. En Roma la crítica fue unánime, dijeron que era una película “poderosa”, “conmovedora” y destacaron mucho las actuaciones. Yo al menos no me esperaba una recepción así.

Fue muy emocionante poder compartir la historia de Chile, de la población La Victoria, y al final la historia de todos nosotros, en una instancia como la del Festival y que la recibieran con tanto cariño.

¿Cómo fue para ti desde el punto de vista de un joven artista?

Creo que todavía no lo termino de dimensionar. Me vas a tener que volver a preguntar en un año (se ríe). Se me pasan muchas cosas por la cabeza, creo que en poco tiempo he vivido muchas cosas que no imaginé que iba a vivir, al menos no tan rápido. Tengo 25 años, salí de la escuela hace dos años y he tenido la oportunidad de hacer teatro, hacer cine, hacer televisión, representar a Chile en un festival como el de Roma. Estoy muy agradecido de la vida. Ahora lo único que quiero es seguir trabajando, seguir aprendiendo, porque creo que esa es la mejor forma de crecer, como persona y como artista.

¿Cuál ha sido el rol más emocionante de interpretar? ¿Por qué?

El personaje de mi egreso, por el texto y lo que significó para mí, cerrar un ciclo que a uno le costó. Pero Samuel, de “Cabros de Mierda” ha sido lejos más emocionante, más complejo. Es una de las veces que me ha tocado más profundo ser otra persona, veo la película y no me reconozco. Samuel tiene una conducta muy lejana a mí y digo ¡uff! Tiene que ver que tiene una historia que me despierta demasiadas sensibilidades, relacionadas con la historia de Chile y la historia de mi familia.

¿Por qué?

Tomé la decisión activa de poner mi cuerpo y mi dolor ahí. En general uno decide donde está el límite de qué muestro y qué no, qué digo y que no, cuánto me expongo en ese sentido y en este caso lo di TODO.

IMG_4786

¿Te gustaría contarnos algo “Cute!” de ti que no te hayamos preguntado?

Cuando terminamos de rodar la película le llevé a todas mis compañeras (maquillaje, peluquería, vestuario, producción y casting, en total, once) un pañuelito y estaban felices.

Cuando era más chico, era medio tímido, entonces siempre me acercaba a la gente en una onda “viejo chico”, me acuerdo que a los quince años estaba en el cumpleaños de un amigo y había llegado una compañera, me acerqué y le dije: ¡Hola! ¿cómo estás?, me dijo: ¡Bien Daniel y tú! Y le dije: Mira, yo ahora te saludo, pero en el colegio no te saludo porque soy tímido”. Se lo contó a alguien, se hizo masivo y hasta el día de hoy me molestan con esa anécdota (Risas).

Deja un comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Conéctate con Cute

Instagram

Fanbox